Resultados de Iusacell (AT&T) peor de lo esperado

A lo largo del tercer trimestre del año vigente, los ingresos de AT&T en México apenas medraron 0.2 por ciento, al pasar de quinientos ochenta y uno millones de dólares estadounidenses el año pasado a quinientos ochenta y dos millones en este periodo.

Los costos por la integración de las marcas Nextel e Iusacell México se elevaron cien por ciento en el tercer trimestre del año vigente, al sumar ochenta y cuatro millones de dólares estadounidenses en comparación con los cuarenta y dos millones de dólares americanos reportados en exactamente el mismo lapso de dos mil quince, un aumento que sostuvo el flujo operativo negativo de la firma en sesenta y siete millones de dólares estadounidenses, exactamente el mismo monto que en el periodo entre julio y septiembre de dos mil quince.

Continue reading “Resultados de Iusacell (AT&T) peor de lo esperado”

Los tiburones financieros huyen de los fondos de alto riesgo

El cierre del hedge fund gestionado por George Soros ha sido la última de las huidas hacia aguas más tranquilas. Los cambios en la regulación financiera de Estados Unidos están provocando la salida de los tiburones financieros de los fondos de alto riesgo en busca de aguas más cálidas y menos peligrosas para sus patrimonios. La noticia es de Laura Salces en CincoDías.

“Las aguas de los mercados bursátiles andan revueltas. El segundo plan de rescate a Grecia no ha logrado apaciguar a los mercados de deuda y en menos de una semana las tensiones sobre el riesgo país de Italia y España han vuelto a resurgir. En Estados Unidos, la trifulca entre republicanos y demócratas sobre la ampliación del techo de gasto público se mantiene y cada vez queda menos oxígeno para que logren alcanzar un acuerdo: el plazo para que la primera economía del mundo entre en suspensión de pagos está marcado en rojo para el próximo 2 de agosto.

Con unas expectativas sobre los mercados de deuda y renta variable nada halagüeñas para el segundo semestre del año, a la espera de ver cómo evoluciona el crecimiento económico mundial, y el cambio de regulación financiera en EE UU, que a partir de 2012 obligará a todos los fondos de inversión de alto riesgo a ser más transparentes, los grandes tiburones financieros están alejándose de los activos más peligrosos y refugiándose en aguas más tranquilas.

Esta semana el multimillonario de origen húngaro George Soros anunciaba su jubilación. El gestor comunicaba el cierre de su hedge fund y aseguraba que a partir de ahora se dedicará a gestionar el patrimonio familiar desde su family office. Los analistas han mencionado su edad, 81 años, entre las causas que le han llevado a adoptar esta decisión, pero también apuntan a la diana de los cambios regulatorios. A partir de enero de 2012 y según la ley Dodd-Frank los fondos de alto riesgo que gestionen activos de terceros superiores a 150 millones de dólares estarán obligados a dar información al regulador del mercado estadounidense, la SEC, sobre la gestión de sus carteras. Una reforma financiera creada para evitar un nuevo colapso financiero tras de la quiebra de Lehman Brothers.

Soros se compromete así a devolver antes de finales de año todo el dinero invertido por parte de terceros, algo menos de 1.000 millones de dólares de los 25.000 millones que gestiona, en el fondo Soros Fund Management. Según los expertos, el movimiento de Soros ya se dejaba entrever desde hace unos meses, cuando aumentó la liquidez del fondo hasta el 75% y se centró en inversiones a corto plazo.

La decisión adoptada por Soros sigue los pasos dados en marzo por Carl Icahn, que gestionaba a través del fondo Icahn Capital cerca 7.000 millones de dólares. El financiero anunció que devolvería a los inversores externos su inversión, 1.750 millones de dólares, asegurando que “aunque a muchos les sonará sensiblero, las pérdidas que sufrieron los inversores en nuestros fondos en 2008 me preocuparon mucho más, en muchos aspectos, que las mías propias”. El multimillonario buscaba con su decisión evitar que esa situación se repitiera afirmando que es evidente si se tiene en cuenta “el rápido crecimiento del mercado en los últimos dos años”.

Otros de los grandes gestores que han cerrado las puertas de su fondo a terceros inversores has sido Chris Shumway, gestor del fondo Shumway Capital Partners, y Stanley Druckenmiller, que tan solo un mes después de la aprobación de la reforma financiera de EE UU anunció que devolvería el patrimonio invertido en el Duquesne Capital Management LLC, que en ese momento gestionaba activos por importe de 12.000 millones de dólares.

A partir de ahora la pregunta que se hacen los analistas es si habrá más gestores de fondos que adoptarán esta medida para escapar de las nuevas exigencias de transparencia. Inversores comoLouis Bacon o John Paulson están sufriendo las consecuencias de un año difícil para la industria de los hedge funds. El fondo Advantage Plus, gestionado por Paulson y con activos de 9.000 millones, pierde un 20,9% en lo que va de año.

Entre los grandes tiburones financieros el pesimismo económico también ha hecho acto de presencia. Ray Dalio, el fundador del mayor hedge fund del mundo que gestiona activos por importe de 90.000 millones de dólares, Bridgewater, aseguraba hace unos días que la inyección de liquidez llevada a cabo por la Reserva Federal con el QE1 y el QE2 podría provocar un nuevo colapso de la economía mundial “a finales de 2012 o principios de 2013″.”

Las claves del Impuesto de Patrimonio

Tras su recuperación, gravará a los patrimonios que superen los 700.000 euros. Nació en 1977 y fue suprimido en 2008 por el actual Gobierno. En 2007 recaudó 2.121 millones y ahora el Gobierno prevé sumar más de mil. Es una noticia de P. L. Manjón/ A. León para RTVE.es.

patrimonio“El Gobierno reactivará el impuesto de patrimonio en el Consejo de Ministros de este viernes. La vicepresidenta económica, Elena Salgado, ha adelantado que se aplicará a quienes declaren unpatrimonio superior a los 700.000 euros y calcula que son 160.000 contribuyentes. La medida será temporal y se aplicará en los años2011 y 2012.

¿Qué es el impuesto de patrimonio?

Es un impuesto anual y de carácter personal quegrava el patrimonio neto de las personas físicas a 31 de diciembre de cada año. Nació en 1977, en virtud de la reforma tributaria que estableció el impuesto sobre las personas físicas (ley 50/1977, de 14 de noviembre) aunque su normativa básica actual se recoge en la Ley 18/1991, de 6 de junio.

En abril de 2008 el Gobierno decidió dejarlo sin efecto, al considerar que perjudicaba a las rentas medias: lo mantuvo en la legislación con una bonificación del Estado del 100%, lo que en la práctica significa que nadie lo paga. 

¿Quiénes tienen la obligación de pagarlo?

El Gobierno tiene previsto aprobar el próximo viernes que los obligados a pagar sean quienes declaren un patrimonio superior a los 700.000 euros. Según ha explicado Elena Salgado calcula que son 160.000 contribuyentes.

Del cómputo del patrimonio está exenta la vivienda habitual hasta un valor de 300.000 euros, el doble que antes de su supresión. Para el cálculo la Agencia Tributaria elige la cifra más alta entre el valor de adquisición, el catastral y la certificación de Hacienda, en el caso de que exista.

En el ejercicio 2008, el impuesto se aplicaba a aquellas personas físicas cuya base liquidable (lo que tiene menos las deducciones) era igual o superior a los 167.129,45 euros.

La aportación era mayor según la base: así, el pago mínino era el 0,2% de la base liquidable mientras que el máximo era el 2,5% para quienes superaban los 10.695.996 euros de base.

Según la Agencia Tributaria, “se entiende por patrimonio neto el conjunto de bienes y derechos de contenido económico del que sea titular un sujeto pasivo del impuesto minorado en las cargas y gravámenes que disminuyan su valor y de las deudas y obligaciones personales de las que deba responder”.

¿Cuánto recauda el Estado por este concepto?

En el último ejercicio en el que estuvo vigente, el de 2007, el impuesto de patrimonio recaudó 2.121 millones de euros, que salieron del bolsillo de 981.498 contribuyentes.

Desde 2003, los ingresos por este concepto fueron 1.069 millones de euros (2003), 1.203 millones (2004), 1.442 millones (2005) y 1.797 millones de euros (2006). En este tiempo, el número de españoles que tributaron por patrimonio se mantuvo entre 895.950 y 1.001.503 declarantes.

Con su recuperación, el Gobierno prevé recaudar más de 1.080 millones de euros anuales.

¿Quién se encarga de recaudarlo?

Este impuesto está cedido a las Comunidades Autónomas en los términos establecidos por la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas, así como en las normas que regulan la cesión de tributos del Estado a las mismas. Dicha Ley Orgánica dispone que cada comunidad puede determinar el mínimo exento, así como la tarifa, las deducciones y las bonificaciones.

En caso de que la Comunidad Autónoma no apruebe una escala propia, se aplicará la que establece el Estado.

Para compensar a las CC.AA., desde 2008 el Estado transfiere 2.097 millones cada año.

¿Qué otros países lo aplican?

En Europa, el ejemplo más cercano es Francia, que cuenta con el Impuesto de Solidaridad Sobre la Fortuna, una tasa que afecta a las personas físicas cuyo valor neto supere los 790.000 euros y que en 2009 permitió al Gobierno galo recaudar 3.130 millones de euros.

Otros países europeos que cuentan con impuestos similares son Noruega, Liechtenstein y Suiza.

Sin embargo, otros lo han suprimido en los últimos años, como es el caso de Grecia, Dinamarca, Alemania, Austria o Italia.

¿Quién está a favor de este impuesto?

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha mostrado a favor de recuperar este impuesto de patrimonio y destinar lo recaudado a fomento del empleo.

La medida es el del agrado de los sindicatos, según ha indicado el secretario general de UGT, Cándido Méndez, quien ha abogado por la recuperación de este medida recaudatoria.

También en las filas del Partido Popular hay voces a favor de recuperar este tributo. Es el caso del presidente de Extremadura, José Antonio Monago, quien ha asegurado su deseo de que “las grandes fortunas de este país, como las grandes fortunas americanas o francesas, arrimen el hombro en materia tributaria”.

¿Y quién en contra?

Pese a las palabras de Monago, la postura oficial del Partido Popular es contraria a la recuperación del impuesto de patrimonio. El presidente del PP y candidato a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, ha declarado que es “absurdo quitar el impuesto del patrimonio y un año después,porque estamos en campaña electoral, volver a ponerlo”.

Así, su coordinador de Economía, Cristóbal Montoro, ha advertido del peligro de que este tributo recaiga sobre las clases medias lo que, en su opinión, “sería muy negativo parala recuperación de la confianza en España”.

Tampoco la CEOE es partidaria de esta medida. Según el presidente de la patronal, Juan Rosell, el impuesto de patrimonio es un tributo “arcaico” que “quita más de lo que da”.”