El Senado de EE UU acuerda el nuevo techo de deuda

El Senado de EE UU ha sido el último en aprobar el nuevo techo de deuda después de que ayer la Cámara de Representantes diera luz verde a la propuesta consensuada entre republicanos y demócratas para elevar el techo de endeudamiento del Gobierno en unos 2,1 billones de dólares. Amplía la información Guillermo S. Vega de CincoDías.com

“Japón lleva dos décadas con una grave inacción política que ha evitado que su economía saliese mucho antes de la crisis económica en que entró en los 90. Los difíciles acuerdos entre los líderes de los estados miembros en la UE a la hora de hacer frente a las debilidades de algunas economías periféricas están afectando seriamente la viabilidad del euro. En EE UU no iban a ser menos. En la gran superpotencia, demócratas y republicanos (sobre todo estos últimos) han echado mano de un procedimiento que no debía haber sido complicado para librar una nueva batalla política, que pone de manifiesto el enfrentamiento bipartidista en el país. Y no solo eso, certifica el papel protagonista que ejerce ya en la vida pública los ultraconservadores del Tea Party, que han arrancado un recorte de costes sin que éste incluya un alza fiscal.

El espectáculo en que se ha convertido la vida política de EE UU concluye sobre la bocina final, el día límite que había fijado el Tesoro estadounidense. El texto ha pasado por el Senado, donde los demócratas son mayoría y han sacado adelante el plan sin complicaciones con 74 votos a favor frente a 26 en contra.

El presidente de los Estados Unidos ha declarado que la firma es solo un primer paso y que “el crecimiento económico no se alcanza sólo con recortes”, por lo que ha emplazado a los congresistas y senadores a que tras la vuelta de las vacaciones centren su atención en la creación de empleo. “No podemos equilibrar el presupuesto sobre las espaldas de las mismas personas que más han sufrido esta recesión”, ha asegurado.

En la Cámara de Representantes el acuerdo fue aprobado el lunes por un total de 269 votos y fue sido rechazado por 161 congresistas, según ha informado el diario norteamericano ‘The Washington Post’. Entretanto el New York Times detalla que 174 republicanos han respaldado la iniciativa y otros 66 las han rechazado. El mismo número de demócratas, 95, votó a favor y en contra. Estos resultados ponen de manifiesto que finalmente muchos demócratas se han unido a las filas del Tea Party, facción republicana ultraconservadora que opina que se trata de un mal acuerdo para el país.

El sí de ambas cámaras salva una de las mayores crisis a las que se ha enfrentado la economía de EE UU en los últimos años. Una crisis que ha estado a punto de provocar que el Tesoro no pudiese hacer frente a sus obligaciones de pago, que ha herido seriamente a los dos principales partidos, que ha dañado el liderazgo del presidente Barack Obama.

Nada más conocerse el sí quiero del Senado, la agencia de calificación Fitch se ha apresurado a comunicar que el riesgo a que la economía de EE UU entre en default es “extremadamente bajo” y que el acuerdo alcanzado por demócratas y republicanos está “en consonancia con la triple A” otorgada a la deuda del país pero que no es el final del proceso para emprender un plan creíble de reducción del déficit presupuestario. La agencia explica además que el proceso de revisión del rating de Estados Unidos no terminará hasta finales de agosto.

El regreso de Giffords

La cita en la Cámara Baja ha estado marcada por el regreso de la congresista demócrata Gabrielle Giffords, una vez se ha recuperado de las graves lesiones cerebrales provocadas por los disparos de un hombre armado, que acabó con la vida de seis personas, en un incidente registrado en Arizona el pasado 8 de enero.

Se trataba de la primera vez que Giffords acudía a la Cámara desde el incidente, por lo que ha recibido una gran ovación del resto de congresistas. La legisladora ha votado a favor del plan de endeudamiento.

La portavoz demócrata, Nancy Pelosi, ha dicho de ella que es la “personificación del valor”, según informa Reuters. Unos minutos después, Giffords ha comentado a través de Twitter: “El Capitolio está hermoso y me honra estar trabajando esta noche”.”

Wall Street pone el broche a un nuevo día negro en las bolsas con una caída del Dow Jones del 4,63 por ciento

La jornada negativa en los mercados europeos se deja sentir también al otro lado del Atlántico y el Dow Jones sufre un fuerte recorte. Es noticia de Europa Press.

“Wall Street ha vivido este miércoles una nueva jornada negra y, tras seguir la estela de los mercados europeos, todos sus índices han cerrado con caídas superiores al 4 por ciento, en un escenario en el que el índice Dow Jones se ha dejado un 4,63 por ciento.

En concreto, el príncipal índice de la bolsa neoyorquina ha perdido 520 puntos, hasta los 10.720. Ninguno de los valores ha cerrado la jornada en verde, aunque la peor parte se la ha llevado Bank of America, con un retroceso en el valor de sus acciones del 10,66 por ciento.

Por su parte, el índice tecnológico Nasdaq ha perdido un 4,09 por ciento, hasta los 2.381 puntos, mientras que el S&P 500 ha retrocedido un 4,42 por ciento, para quedarse en 1.121 puntos.

Antes que en Wall Street, los inversores habían huido de las Bolsas europeas tras extenderse el rumor de que Francia podría sufrir una rebaja de su calificación crediticia y de que su banca, que tiene una gran exposición a Grecia, puede volver a pasar apuros si el país heleno modifica los plazos de vencimiento de su deuda.”

Bernanke no aclara las dudas de Wall Street y empuja al dólar a máximos de dos meses

Bernanke decepcionó a mercados e inversores. El presidente de la Fed no quiso dar detalles sobre las medidas que maneja el banco central para ayudar a la economía y Wall Street no ocultó su disgusto. La bolsa acabó con recortes cercanos al 1% y con las esperanzas puestas en que el presidente Obama sea algo más preciso esta noche cuando exponga el plan de estímulo de 300.000 millones con el que espera reactivar el mercado laboral. En el mercado de divisas, el dólar acabó en máximos de dos meses. Es una noticia de Expansion.com

“Los tres principales indicadores de Wall Street acabaron con pérdidas notables el día pese a que durante la mañana llegaron a cotizar al alza. El Dow Jones de industriales se dejó un 1%, hasta 11.295 puntos, mientras que el selectivo Standard & Poor´s 500 cedió un 1%, hasta 1.185 puntos. El tecnológico Nasdaq Composite perdió un 0,78%, hasta 2.525 puntos.

La principal bolsa del mundo esperaba impaciente las declaraciones del presidente de la Reserva Federal (Fed). Aunque los analistas no confiaban demasiado en que Ben Bernanke hablara abiertamente de la 3EQ, las palabras del funcionario fueron mucho más parcas de lo deseado y decepcionaron a los inversores, que esperaban un mensaje más contundente. En cambio, Bernanke se limitó ha reiterar lo mismo que desde hace semanas viene diciendo: que la Fed está preparada para actuar cuando sea necesario, que hará todo lo que pueda para impulsar el mercado laboral y que las expectativas de inflación son estables.

El máximo responsable del banco central estadounidense también repitió que las tensiones financieras actuales suponen un importante lastre para la recuperación y que las perspectivas para el tercer trimestre son de crecimiento, aunque la mejora podría verse frenada por las actuales condiciones económicas, tanto en EEUU como en Europa.

Precisamente hoy en Europa mercados e inversores tenían importantes citas a las que atender. La primera de ellas llegaba desde la zona euro con la decisión de tipos del banco Central Europeo (BCE). La primera de ellas llegaba desde la zona euro con la decisión de tipos del banco Central Europeo (BCE).

El regulador presidido por Jean Claude Trichet decidió aplazar su política monetaria de subidas de tipos, pero descartó que vaya a rebajar el precio del dinero a no ser que las condiciones económicas se alejen mucho de las previsiones del BCE. El organismo recortó hoy sus expectativas para la euro zona y reconoció que las condiciones de financiación se han endurecido. El Banco de Inglaterra también dejó hoy estables las tasas en su mínimo histórico del 0,5%.

La reacción en el mercado de divisas fue una fuerte escalada de la moneda estadounidense en su cruce con el euro, que cayó a mínimos de dos meses, hasta los 1,38 dólares. Todo lo contario sucedió con las materias primas. El oro se recuperó de los fuertes recorte sufridos el miércoles y escaló con fuerza hasta los 1.829 dólares la onza. Las principales plazas bursátiles del Viejo Continente se atragantaron en principio con las declaraciones de Trichet, aunque en el tramo final de la jornada lograron enderezar el rumbo al pensar en el plan de estímulo que esta noche anunciará el presidente de EEUU, Barack Obama. El Ibex acabó la jornada con subidas del 1,5%.

Además de Bernanke, hoy también tomó la palabra el secretario del Tesoro, Tim Geithner, que habló sobre el plan de estímulo que anunciará esta noche Obama. El funcionario aseguró que el proyecto ideado por la Casa Blanca se centrará en un paquete de inversiones públicas “muy importante” y en beneficios fiscales y que uno de los objetivos básicos de las ayudas será impulsar el debilitado mercado laboral estadounidense.

Ese debilitamiento quedó de nuevo patente hoy con el dato de peticiones de subsidio por desempleo, que se saldó con un inesperado repunte. El paro semanal aumentó en 2.000 personas, hasta las 414.000. El mercado esperaba una reducción hasta las 405.000. Mejores fueron las cifras de balanza comercial, que en julio se redujo más de lo que esperaban los analistas.”